<<<<------------------------------------->>>

noviembre 26, 2020

Bienvenidos a Mazatlán
728X90
Ahorra en tu hotel - hotelscombined.es
728X90
728X90
728X90
Domingos de Historias: Los Impúdicos Trajes de Baño en el Mazatlán de 1921

Domingos de Historias: Los Impúdicos Trajes de Baño en el Mazatlán de 1921

Siguiendo con nuestros Domingos de historias, en esta ocasión les traemos un incidente que deja en claro el por qué es importante que en los centros vacacionales de cualquier país del mundo, todos sus habitantes e instituciones tengan muy en claro la importancia del sector turístico.

Y es que cualquier país, ciudad, puerto o población que decida incursionar en este sector, ya sea por sus atributos naturales o porque su vocación sea afín al turismo, debe de tener en cuenta que es fundamental que todo opere en función del mismo y de que se tenga pleno conocimiento por parte de sus habitantes en general que los turistas son personas que vienen de otros lugares en donde, tal vez, sus costumbres y creencias sean diferentes, así como idiomas y gustos.

Y si bien es cierto, los turistas también deben de respetar las leyes y costumbres de los lugares que visitan. También lo es que entre ambas partes debe de haber tolerancia y respeto.

De no darse las condiciones anteriores, los centros vacacionales en general, cometen graves errores de apreciación que innecesariamente dañan la actividad turística y la imagen de estos centros vacacionales.

En Mazatlán ha sido una constante este tipo de errores y faltas de apreciación, uno de los casos más sonados fue el desprecio a los Spring Breakers, los que por “actos impúdicos”, de acuerdo a la autoridad de esos tiempos, fueron prácticamente borrados de Mazatlán, y más recientemente aún tenemos el caso de los motociclistas que por mercantilismo a punto están las autoridades y unos cuantos empresarios avariciosos de acabar con el mejor evento de México en su tipo.

Reiteramos, no es de ahora este tipo de actos que bien pudiéramos llamar de intolerancia y de falta de oficio turístico, este Domingo de Historias lo dedicaremos al caso ocurrido en 1921, que por si solo muestra lo que puede suceder cuando la maquinaria turística de un centro vacacional no está debidamente sintonizada con esta actividad.

Esperamos sea de su agrado y sirva de ejemplo para no seguir cometiendo tantas tonteras en un sector tan sensible y provechoso:

Impúdicos Trajes de Baño

Extracto del Libro: Historia de Mazatlán
Autor: Antonio Lerma Garay
Tomo III págs: 169, 170 y 171

Ei doctor estadounidense. Rufus B. von Kleinsmid era considerado una eminencia. En su país sus lecturas y disertaciones provocaban el interés de los estudiosos por lo que garantizaban lleno total donde se Presentaba.

En una época fue presidente de la Universidad de Arizona, silla a la que renunció cuando dos universidades estadounidenses de mayor prestigio le ofrecieron el mismo puesto, una de éstas era la Universidad del Sur de California.

Pero durante su presidencia en aquella institución educativa efectuó un viaje a Mazatlán, lugar donde fue testigo y a la vez protagonizó un incidente que le quedaría grabado por muchos años.

El año mil novecientos veintiuno, un grupo de jóvenes del estado de Arizona, Estados Unidos, organizó un viaje a la costa occidental de México, precisamente a nuestra ciudad y puerto. Todos ellos eran estudiantes y profesores de la Universidad de Arizona.

El grupo se hacía acompañar por el presidente de la institución, señor Kieinsmid.

Los universitarios pasaron de Nogales, Arizona, al lado mexicano y de ahí viajaron hasta el puerto sinaloense.
Apenas habían llegado, un día de principios de julio, el grupo se dispuso a refrescarse y nadar en las playas mazatlecas.

Para ello; las mujeres vestían sus modernos trajes de baño estadounidenses, los cuales para las autoridades locales resultaron ser demasiado atrevidos.

En esa época, en Estados Unidos, la mayoría de los trajes playa para dama constaban de sombrero, una blusa y una faldilla que llegaba hasta medio muslo.

Sin embargo, otros diseños eran aptos sólo para gente menos conservadora ya que estaban formados por una sola pieza, muy parecidos a los trajes de natación de esta época, con los que las damas, para deleite de los caballeros; podían mostrar piernas y muslos en toda su extensión, así como parte de sus hombros.

Las turistas de Arizona, emocionadas por el viaje y la playa, pasaron por alto un pequeño detalle: para las mazatecas los trajes de baño en alusión resultaban demasiado impúdicos. Éstas calificaban dicha como “demasiado escandalosa”.

Fue por ello que cuando aquellas estudiantes y sus maestras estaban en la playa de Olas Altas, unas ya nadando y otras aun mostrando sus dotes sobre la arena, apareció un nutrido grupo de policías mazatecos para arrestarlas a todas.

Aseguradas las segundas los gendarmes conminaron a las primeras a salir del agua, lo cual ellas obedecieron de inmediata. Ninguna de las turistas comprendía qué estaba sucediendo. Pero sabiéndose inocentes optaron por no resistirse al arresto. De la playa las bañistas fueron conducidas a la Jefatura de policía.

El presidente de la universidad de Arizona fue de inmediato a entrevistarse con el jefe de la policía para solicitarle dejara en libertad a sus pupilas y compañeras ya que no habían cometido delito alguno.

Ahí fue informado que aquellas turistas de Arizona habían sido detenidas debido a que sus trajes de baño eran “demasiado escandalosos”.

Rufus Keinsmid hizo ver al policía que no había nada de escandaloso en que una mujer vistiera de bikini en una playa, pero sus argumentos fueron inútiles, de la jefatura las bañistas Impúdicas serían trasladadas a la cárcel,

El eminente señor keinsmid no se amilanó por la negativa de un jefe de policía mexicano y de inmediato fue a abogar por sus conciudadanas ante los superiores de éste.

Sus cesiones intercesiones rindieron fruto ya que apenas cumplieron poco más de una hora bajo arresto cuando alguien, una persona ajena a la policía pero obviamente de jerarquía superior ordenó La libertad de aquellas universitarias estadounidenses cuyas vestimentas de playa habían conmocionado a la policía local.

Así fue publicado en el Tombstone Epitaph de 17 de junio de 1921.

Más del Domingos de Historias: Aquí>>

 12,743 total views,  1 views today

About The Author

El director de Mazatlán Interactivo es profesional del turismo desde hace 40 años, 26 de los cuales lo ha aplicado dentro de este medio informativo

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Reservar Excursión!
<<<<----------------bottom--------------------->>>