Molienda de caña en Cosala

Un atractivo más de Cósala Pueblo Mágico es esta industria artesanal.
Con el sonido del viejo motor diésel, desde muy temprano por la mañana comienza la molienda de la caña.

Texto: Mazatlán Interactivo
Fotos: Municipio de Cosala

Por estas tradiciones y mucho más Cósala fue el Primer Pueblo Mágico de Sinaloa. Su magia se percibe desde que cruzamos el arco de entrada de este maravilloso lugar, que guarda en cada una de sus casonas y edificios parte de su rica historia, sus costumbres prevalecen como la de la molienda de caña, que describiremos en este reportaje:

Muy temprano por la mañana   inicia el proceso para convertir la caña en el elixir de Dioses: el aguamiel, del cual se dice tiene grandes propiedades.

Cabe aclarar que antiguamente molinos donde se muele la caña eran movidos con bestias. Varias personas conocedoras de este antiguo oficio hacen este laborioso trabajo que dura varias horas.

Nada se desperdicia ya que su bagazo es utilizado para alimento del ganado.

Este es el Proceso:
Después de extraer el jugo de la caña o aguamiel, pasa por un largo canal para caer en una especie de pila donde se cuela para quitar las impurezas que pudiera tener, hasta convertirse en un líquido cristalino. El jugo tiene un delicioso y dulce sabor. El aguamiel  pasa  a unos enormes cazos donde se cocerá la miel.

Los cazos, están soportados en  profundas hornillas, las cuales son atizadas, alimentándolas constantemente con leña, a través de unos grandes agujeros que son parte de los hornos y que se encuentran en la parte inferior de la artesanal fábrica.

El hervor llega a un punto especial, el cual es manualmente medido por las personas encargadas, la mezcla hecha de aguamiel sigue con su proceso de hervor hasta llegar el punto de hervor para preparar la melcocha.

Al comprobar que ya está en su punto la mezcla de miel, preparan unas cubetas de agua fría y ahí con enormes cucharas vacían la miel, que al contacto con el agua se solidifica, convirtiéndola en una especie de cajeta.

Esa mezcla en forma de cajeta se saca del agua y  la disfrutamos con bolillo, esta es una experiencia deliciosa.

De esa mezcla se separa para la elaboración  de los alfeñiques, mezcla que se agrega a  unas grandes vasijas que se ponen sobre agua para que se enfríen.

Para elaborar los piloncillos la miel se sigue hirviendo hasta que queda completamente espesa y de un tono café quemado, después la mezcla se agrega en pequeños moldes cuadrados para dar forma al dulce piloncillo, todo este proceso dura varias horas.

Quieres vivir esta experiencia y  conocer los tesoros que tenemos en Sinaloa?

Pues a viajar a Cosala, este proceso da inicio los sábados a las 3 de la mañana, hasta las 4 de la tarde, ahorita están en temporada de molienda, y  termina después de Semana Santa.

 917 total views,  1 views today

Impactos: 124

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.