<<<<------------------------------------->>>

diciembre 01, 2020

Bienvenidos a Mazatlán
728X90
Ahorra en tu hotel - hotelscombined.es
728X90
728X90
728X90
728X90

La leyenda de San Ignacio de Loyola en el Pueblo Señorial de San Ignacio

Booking.com
Booking.com
Anuncio para Notas

Los sanignacenses festejan cada 31 de Julio a su Santo Patrono 

La leyenda e Historia:

San Ignacio de LoyolaSan Ignacio, Pueblo Señorial, Sinaloa, México, a; 25 de Julio del 2019.- Eran los tiempos de la bonanza de esta región, con el auge de la minería y, por ello, muchas personas de otras partes arribaban al lugar, por lo que cuando llegó aquel personaje al pueblito de Piaxtla, no se produjo ninguna extrañeza a sus moradores.

Era otro minero más, aquellos debieron pensar así, cuando una mañana, algunas mujeres lavaban a la orilla del río y vieron cruzar por sus caudalosas aguas a un jinete en cabalgadura.

El forastero, quien venía en una mula color canela, trayendo un fardo amarrado al costado derecho del animal, una vez en el pueblo, preguntó a unos niños que jugaban cerca de la orilla del río, acerca de un lugar en dónde pudieran alojarlo y darle de comer. Los mismos niños lo guiaron al único mesón del pueblo al que solían llegar y pernoctar los mineros y arrieros que iban de paso rumbo a sus casas.

Ya en el mesón, el forastero ordenó pastura y agua para la mula y tras un ligero refrigerio servido por la esposa del mesonero, pidió a la señora que cuidara al animal durante su ausencia, ya que saldría a realizar algunas diligencias, entregándole a la mujer dos relucientes monedas de plata.

Transcurrieron tres días sin que el huésped regresara al mesón. La mujer del mesonero compadecida de la mula que continuaba amarrada al poste donde su dueño la había dejado, decidió liberarla de la carga y quitándole los arreos la llevó al corral, para que cuando el huésped regresara la encontrara totalmente descansada.

Al día siguiente, como aquél no daba aún señales de vida, los dueños del mesón decidieron abrir el fardo y procedieron a deshacer el envoltorio y encontraron un santo de bulto dentro del costal. Ambos se quedaron pasmados al observar que las facciones del santo eran idénticas a las de su huésped. Advirtieron además, que del cuello del santo pendía un hilillo negro del que colgaba una carta. Como los mesoneros no sabían leer, mandaron avisar a la misión jesuita de Santa Apolonia, para que uno de los frailes misioneros les leyera el mensaje.

El fraile que acudió al mesón fue informado de cómo había llegado hasta allí el santo de bulto y luego procedió a leer el mensaje. Asombradísimo leyó: “Por mandato divino y voluntad propia quiero ser ungido como patrono de este pueblo”.

IGLESIA SAN IGNACIO

San Ignacio de Loyola, en vida se inició como Íñigo López de Loyola, nació en 1491 en Azpeitia, provincia Vazca de Guipazcoa de los reinos de Castilla.

Tuvo una formación militar y como consecuencia de haber sufrido fracturas múltiples en el combate de Pamplona, ante el invasor francés, decide renunciar a sus bienes y privilegios para hacer votos de castidad y ordenarse en la Compañía de Jesús.

Murió el 31 de julio de 1555 y fue 198 años después de su muerte, en el año de 1753, que los jesuitas se retiraron de los pueblos de esta región del Piaxtla.

Booking.com
Booking.com
Anuncio para Notas

 711 total views,  1 views today

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Reservar Excursión!
<<<<----------------bottom--------------------->>>